sábado, 1 de abril de 2017

MI HIJA ELENA, SIEMPRE SERÁ......



Mi cascabel

Siempre rompiendo el silencio,
fuerte y frágil a la vez,
siempre saltando y riendo
¡Mi cascabel!
Firme, sensible y seguro
como la cola de un pez,
bailotea entre mis dedos
¡Mi cascabel!
En continuo movimiento
busca el calor de la piel,
hace notar su presencia
¡Mi cascabel!
Suena cuando ríe el alma
y por la noche también,
suena incluso cuando llora
¡Mi cascabel!
Y aunque a veces es cansino
siento zozobra sin él,
limpia y restaña mi herida
¡Mi cascabel!
Siempre colgado en mi cuello,
no puedo vivir sin él,
siempre alegrando mi vida
¡Mi cascabel!