miércoles, 19 de abril de 2017

CONTIGO (Canción provenzal)


Quiero ser sabia razón, en tu locura,
que restañe la pena en un momento,
tierno grito que ahogue tu lamento,
caricia que te arrope en la espesura.
Ser pañuelo que se coma tu llanto
y toalla que empape tus suspiros,
sonrisa que te libre de tu espanto,
refugio para el alma que yo admiro,
manantial que te llene de frescura,
canto que acalle el negro pensamiento,
tisana que serene tu tormento,
palabra que destruya tu amargura.

Ser olor que despierte tu alegría
mirada que fulmine tus rencores,
cariño que te arrope, amiga mía.
pomada que te alivie tus picores,
Ser luz en la penumbra de tu duda,
camino que te aleje de tu infierno,
abrazo que acalore tus inviernos,
idea que tranquilidad exuda,
el sol que caliente tu nuevo día,
jardín que te columpie entre las flores,
elixir que te traiga la armonía
y remedio para tu mal de amores.
Chus Castro (19/04/2017)



La canción provenzal consta de uno o más grupos de doce versos octosílabos repartidos cada uno en tres bloques de cuatro, por lo general una cuarteta entre dos redondillas que tienen la misma rima, o bien dos cuartetas que encierran a una redondilla, igualmente las cuartetas con la misma rima, siempre consonante: abba cdcd abba, en el primer caso, o bien abab cddc abab en el segundo.

Me he permitido la licencia de escribirla con endecasílabos (11) con lo cuál la redondilla se convierte en cuarteto y la cuarteta en serventesio.

Estamos hablando entonces de dos cuartetos, con la misma rima, que encierran un serventesio  en el caso de la primera estrofa (ABBACDCDABBA)  y dos serventesios, con la misma rima, que encierran un cuarteto, en la segunda (EFEFHIIHEFEF), las dos variantes que permite la canción provenzal.