martes, 2 de mayo de 2017

NIÑA DE GUERRA


La incongruencia macabra
de un sinvivir oscuro y lacerante
anida en su piel
bruñida por preguntas sin respuesta,
por ayes profundos macerados en silencios
llenos de voces estridentes.
Su esperanza se presigna,
esperando resignada la calma que no está,
el barco que se fue,
gritando,
bañado en sangre,
navegando sobre las risas burlonas del destino
que cabalgan sobre olas rojas
de nopuedos llorados,
sufridos en noches sin luna,
bailados sobre hierros candentes.
Con brasas de odio y sinrazón
trascurre un tiempo perdido,
plagado de dudas y miserias,
sonrisas arrancadas a un suelo inconexo y triste,
a un mañana desflorado,
ahogado en lágrimas,
perdido en un quizás negro y lejano,
en un quizás muerto.
Niña de guerra,
yerma de alegrías,
borracha de amargura,
Tu mañana te espera
lleno de miedos

sentado una esquina ruinosa de la que fue tu casa.

Chus Castro 02/05/2017