martes, 30 de mayo de 2017

AMANEZCO OTRA VEZ




Se diría
que la luna me mira
me vigila,
me cuida
con brazos de madre,
que la vida descansa,
cansada de correr desnuda
en la vorágine.
Se diría
que nadie sufre,
que todos sueñan,
que nadie está,
sólo yo.
Se diría
que solo los pájaros
se burlan
rompiendo
está barbarie de silencio
que disfraza
el sinsentido,
la injusticia,
la ignorancia de los otros,
los gritos de la pena,
los cantos amargos del progreso,
la incongruencia,
el agobio.
Se diría
que los niños ya no lloran,
que las bombas ya no matan,
que las grietas
no laceran
los pies de andar descalzo,
que la prisa no machaca
y el egoísmo
ya no baila
la danza macabra de la guerra diaria.
Se diría
que el mundo descansa,
que se para hasta la muerte
y se restaura
la armonía global.
Pero es solo
un sueño,
un sueño blanco de luna.
Amanezco
otra vez
colgado de un deseo
Todo sigue ahí
Chus Castro 14/05/2017