lunes, 9 de noviembre de 2015

CARTA ABIERTA A ARTUR MAS (en el día del despropósito).

Laredo, 9/11/15

Señor Mas

He estado dudando si escribirle esta carta, porque aunque está usted de rabiosa actualidad, su vida, su valía moral deja mucho que desear. Es usted claro ejemplo de que en política no triunfa el más honrado, si no el que mejor se lo monta. Y lo de hoy, 9 N, para usted, es eso: un montaje para perpetuarse en el poder.

Soy un ciudadano del mundo que, por casualidad nació en Cantabria, como podía haber nacido en Pernambuco o en Sabadell, mismamente.

No puedo evitarlo. Se me revuelven las tripas al ver en que lio ha metido usted a su “querido” pueblo catalán.

Vaya por delante que tengo amigos catalanes, independentistas  sí y que mi respeto al el pueblo catalán, como a cualquier otro, está fuera de toda duda.
Vaya por delante que todo lo que separa me da alergia y que creo que a una gran mayoría de catalanes les queda muy grande la palabra SOLIDARIDAD.
Solidaridad es que los privilegiados ayuden a los desfavorecidos. Solidaridad es que Cataluña ayude a Andalucía, por ejemplo.
No nos engañemos. Su independencia no es más que un tema de dinero. “Si nosotros producimos, para nosotros el dinero”.

Me duele mucho, señor Mas, ver como se ha aprovechado de su “querido” pueblo. Como ha utilizado su sueño, equivocado o no, para conseguir sus intereses. Sus deseos de seguir en el poder a costa de lo que sea.
Porque su único ideal, su único objetivo es ese.Bueno, ese y controlar…. ¿Cómo dicen ustedes?..¿La “pella”’? el dinero vamos.

Usted no es más que un neoliberal sin escrúpulos que en sus años de presidente ha endeudado a Cataluña y que ahora se viste de independentista barato para conseguir sus fines.
Si no es así, señor Más, ¿Por qué no se va? Sus socios no le quieren. Si lo que le preocupa es la independencia, retírese. Es usted un obstáculo.

A usted le da igual lo que le pase el pueblo catalán. A los dos pueblos catalanes. A los del "sí" y a los del "no". Ha jugado sucio. No les ha explicado los contras que conlleva la independencia. A buen seguro, algún extenso dossier sobre este tema, estará guardado, a buen recaudo, en algún cajón de su despacho (lo contrario sería una gran negligencia por su parte).
Los del “no” se “la traen floja” a pesar de ser 1.976.453 catalanes (Son muchos, no le perece) y los del “si”, algunos menos 1.966.508, no se crea que le han votado a usted. No. Usted solo, sin su independentismo de salón, no se hubiera comido una rosca.
Los del “sí”…. Bueno hay de todo. Una minoría, estoy seguro, no se sienten españoles. Se sienten catalanes. Pero son pocos y están en la CUP. La gran mayoría se han dejado llevar por un sueño (somos humanos) sin preocuparse de las consecuencias negativas que en su vida cotidiana les va a acarrear la independencia. Usted se ha aprovechado de ese sueño. Usted ha ocultado a los catalanes la verdad.

En una comunidad de vecinos, las decisiones sobre cambios u obras importantes se toman con una amplia mayoría y a veces es necesario el consenso.
¿Por qué no ha esperado a consultar, señor Más? ¿Tiene miedo? ¿De verdad se siente usted legitimado porque una injusta ley electoral le da unos pocos escaños más?

“Un 45,3 % de votantes de Junts pel Sí preferiría intentar explorar con el nuevo Gobierno que se constituya después del 20-D una consulta pactada, mientras que un 41,5 % aplaudiría la ruptura unilateral. Solo un 18,7% de todos los encuestados apostaría por tirar millas y proclamar una DUI (Declaración Unilateral de Independencia)” (El periódico de Cataluña)

Hoy, 9 de Noviembre, iniciará usted un proceso de independencia en contra de la mayoría de sus votantes.

A usted no le preocupan los catalanes que pasan hambre, que los hay. Los que están en el paro, que son muchos. Los que no llegan a fin de mes con sueldos de mierda. Los que no tienen techo. Los que son expulsados de sus casas. Los que son estafados por los bancos. Los niños que llegadas las vacaciones no tienen dónde comer.

Que les pregunten a los catalanes de Ciudat Meridiana, ahora “Villa desahucio” si quieren ser independientes. Les mandarán a la mierda. Lo que quieren es comer todos los días.

Me alegro de no ser catalán. No me malinterpreten. Si lo fuera, tendría ahora mucho miedo, los fanatismos siempre me lo han dado. Muchos de los independentistas lo son y los nacionalistas también.

A ver como salimos de esta señor Mas.

Usted sabe perfectamente que ha llevado a la ciudadanía catalana a un peligroso callejón sin salida. Espero que encontremos un sitio por donde saltar la tapia. 
Por el bien de los catalanes.
Por el bien de los españoles.

Ah… y me adhiero a la postura de Almudena Grandes. No les voy a dar más pábulo. No volveré a hablar más de este tema.
CIBERCHUS