sábado, 23 de septiembre de 2017

"15 pensamientos y una vieja reflexión". Pensamiento 14

“La pena y la alegría
son pétalos de una misma flor”





Tiende la ropa a la sombra
y se descuelga de los ojos
en un racimo de uvas saladas
que mojan el corazón.
Una noche oscura congela la dicha
y la arrastra
hacia un profundo barranco,
donde se despeña la esperanza,
se suicida el ánimo,
y la vida
va cayendo carcomida por ratones tristes.
Angustia de soledades,
baile cojo y arrítmico encima del agua
que cansa los pies
e impide la marcha.
No hay luz que alumbre,
ni sombra que cobije,
se arruga el alma,
y se pierde en un bosque de árboles sin hojas,
en un mar sin olas,
en una niebla gris que no deja ver,
y te sientes desnudo,
desamparado,
tumbado en un rincón de una fuente seca
que se ríe de ti…

hasta que un día…
el sol te viene a buscar,
y te levantas vestido de flores,

ella te peina,
te acaricia,
te arrastra de la mano
susurrando amores,
canturreando viejas canciones
cargadas de recuerdos.
Se llena tu desván de lluvia fresca,
de risas locas
que giran en un tiovivo de colores.
Brinca el sentimiento,
brilla el horizonte,
la piel se renueva en cada paso,
en cada instante,
flotas entre los dedos
de un río caliente,
que te calienta la sangre,
te acuestas en nubes de algodón,
ya no se esconde la luna
y la ilusión te envuelve en sábanas de seda.


Todo tiene sentido entonces y...


¡La vida es bella!


De mi poemario, en verso libre, "15 pensamientos y una vieja reflexión"