viernes, 15 de julio de 2016

ATENTADO EN NIZA. UN NUEVO CASO DE HIPOCRESÍA Y DOBLE MORAL

La muerte de cualquier ser humano inocente sea europeo, sirio, cristiano o musulmán es execrable, y debería causarnos el mismo horror y ser motivo de la misma condolencia, pero no es así.

Añado mi pena por estas muertes, a la que siento diariamente por las víctimas del “terrorismo no oficial” de Siria, Yemen, Afganistán, Irak y muchos otros países azotados por guerras, guerrillas y escarceos bélicos, sin la importancia  del atentado terrorista de turno.

El terrorismo es deleznable, pero no más que los bombardeos indiscriminados. Lamentablemente, en la guerra todo vale. Unos tienen ejércitos poderosos con sofisticados armamentos y otros tienen soldados suicidas dispuestos a inmolarse.

Soy consciente de que cualquier día puedo volar por los aires porque estoy en el bando de los “bombardeadores”.

Los gobiernos son los culpables de montar guerras interesadas que matan inocentes.

Los gobiernos y sus representantes, que ahora lloran por la esquinas, crean y alimentan a los terroristas y no hacen nada por combatirlos realmente, porque en el fondo les viene bien un atentado terrorista de vez en cuando.

No hay mejor cadena que la cadena del miedo y nos quieren tener bien encadenados.
Olvidemos las diferencias internas, las luchas sociales (A Hollande le ha venido muy bien el atentado), las injusticias,  el paro…hay que estar unidos frente el enemigo.

Sé que esto que voy a decir no es políticamente correcto, pero…
¿Somos, y me incluyo como posible víctima, las víctimas del terrorismo, completamente inocentes?
¿No somos nosotros/as los que votamos a estos gobernantes?
¿No somos nosotros/as los que no protestamos y consentimos guerras y bombardeos indiscriminados?
¿No somos nosotros/as los que no protestamos y damos por buenas las incursiones y masacres de los ejércitos occidentales?

Repito, toda muerte de un “inocente” es dolorosa, pero no soporto esta  doble moral y cuando escucho a los presidentes europeos consolándose y dándose el pésame, me parecen unos hipócritas que no van a hacer nada para que no vuelva a suceder, y se me revuelven las tripas.

                                               Chus Castro (15/07/2016)