lunes, 9 de mayo de 2016

TERTULIANOS

Un soneto es una composición poética compuesta por 14 versos de arte mayor, endecasílabos en su forma clásica.
Los versos se organizan en cuatro estrofas: dos cuartetos (estrofas de cuatro versos) y dos tercetos (estrofas de tres versos).
Aunque la disposición de la rima de los tecetos puede ser otra, la estructura más clásica y usada de esta estrofa es: ABBA ABBA CDC DCD.
Aunque la distribución del contenido del soneto no es estricta, puede decirse que el primer cuarteto presenta el tema del soneto, y que el segundo lo amplifica o lo desarrolla.
El primer terceto reflexiona sobre la idea central, o expresa algún sentimiento vinculado con el tema de los cuartetos y el terceto final, el más emotivo, remata con una reflexión grave o con un sentimiento profundo, en ambos casos, desatados por los versos anteriores.
De esta manera, el soneto clásico presenta una introducción, un desarrollo y una conclusión en el último terceto, que de algún modo da sentido al resto del poema.

Tertulianos

Su quehacer, con un nombre acabado en “ano”,
su verborrea engreída y pretenciosa,
su saberlo todo sobre las cosas,
llenan la ocre vida del tertuliano.

Azote constante del ser humano, 
lerdo sabioncillo con voz casposa
que cree que su idea es la más valiosa 
y que la justicia, baila en sus manos.

No aguanto tu jeta de alto notario,
que sin ningún respeto, ni empatía,
escalda las noticias de algún diario.

Ojalá mis ojos vean que un día,
seas tú la presa del comentario
y tu sueldo tiemble sobre la vía.


Chus Castro (9/05/2016)